lunes, 1 de agosto de 2011

La Suerte de Varas, un buen soporte para una gran obra


Para el éxito de una buena pintura es necesario una buena base pictórica. Dentro de la Tauromaquia, esa base se podría comparar con la 'antiguamente' llamada Suerte de Varas, hoy en día en desuso y utilizada como mera sangría para descongestión del toro. Cuando su principal objetivo fue medir y ahormar la bravura primitiva para que sirviera después como material artístico, pero de un arte emocional, no académico e insulso.

Bien, el tema de la 'preparación de los soportes' (llamenos soporte a la bravura del toro) ha sido una preocupación constante de todos los tratadistas taurómacos, y por consiguiente de los ganaderos y toreros, (se supone).

Los datos referentes a la Suerte de Varas como preparación del 'soporte' adquieren, en dichos tratados, una gran importancia y misterio, y son desarrollados con una profusión de datos técnicos, muchas veces erróneos, confusos o difíciles de interpretar.

Lo que no puede caer en el olvido es que la Suerte de Varas, no sólo sigue siendo de una vital importancia, sino que supone la aportación más destacada no sólo en el ámbito técnico, sino también el creativo. Podríamos denominar a la Suerte de Varas como la preparación de un soporte (bravura), al conjunto de operaciones (colocación del toro, movimiento del caballo, cite, manejo y colocación de la puya, dosificar el castigo, etc.) necesarias que hay que realizar para conseguir que, sea cual sea el comportamiento y condición del toro, lo habiliten de manera adecuada para 'sustentar' la faena del torero, garantizando, eso sí, su buena ejecución para no menoscabar la, ya mermada de por sí, bravura del toro actual.

De una buena base creada en la Suerte de Varas se pueden sacar varias características:

-Aportará estabilidad a la bravura del toro, al no hacer movimientos de contración y dilatación de la puya, significativos de un mal uso de esta.
-Presentará una pelea a la resistencia de empuje del toro.
-Si se hace correctamente, permitirá ahormar la fiereza, y con ello permitirá crear obras de gran dimensión artística, que podrán ser regulares como irregulares ya que el torero con su pericia, más o menos solvente, se deberá adaptar a las complicaciones de la bravura del toro.

Una aceptable preparación del 'soporte de la bravura' se carcterizará porque permitirá una lucha del toro de manera no traumática y brindará la posibilidad, si se hace correctamente, de obtener la variedad de comportamientos que lleva implícito el toro bravo y que el torero deberá estar docto para solventar. La mala Suerte de Varas, masacrando al animal, hace que éste, por muy bravo que sea, llegue apagado al último tercio.

Por último, concluímos afirmando que una buena Suerte de Varas, como soporte será 'estable', y el toro admitirá las diferentes 'intervenciones' que le pueda someter el artista durante su 'manipiulación' y proceso técnico durante la faena, permitiéndole trabajar con cualquier Suerte. Ésta será siempre creada con un material (toro) con duración y que conserve intactas la pujanza y ganas de pelea, un grave problema que tiene una gran parte de las obras taurómacas contemporáneas.

Imagen:
Toro de Victorino en la Feria de Castellón de 2010. Foto: Antonio Casado 
Restauración de un soporte pictórico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...