lunes, 8 de agosto de 2011

Joselito, artista y escultor de Toros Bravos


Desde hace un tiempo vengo dándo vueltas a un tema que el pasado viernes en Bayona se corroboró con una grán corrida. Hablo de la incursión del artista Jose Miguel Arroyo, Joselito en la faceta ganadera y el buen camino que está llevando el ganadero capaz de tallar esa obra maestra de la escultura que es el toro bravo.

Ya en su faceta 'pictórica' trazando pinceladas de percal y franela, Joselito tuvo la gran ventaja de poder traducir una explosión de energía mental en una imagen fascinante, creando ilusión y añadiendo belleza al mundo, por medio de su conjugación con el toro.

En su faceta 'escultórica' y ganadera, esta cualidad de la creación original y personal se traduce en esencia del arte para crear un animal bello y bravo. Hay quien dice que sólo unos pocos la poseen pero en Joselito existe la base sólida que le da sustento: El conocimiento; y con sus toros, el impulso creativo buscará más ávidamente su libertad para crear 'obras' a su imagen y semajanza.

A primera vista, una obra de arte escultórico-ganadera, tiene sus términos de referencia y contiene toda la energía, sensibilidad que le quiere dar el buen ganadero. En el caso del madrileño, lo ha llevado a crear su mágica imaginería atendiendo a las demandas de su corazón y su mente, presentándonos así una declaración hecha de bravura, casta, estampa y trapío, que encierra -tanto si el artista quiere como si no- su experiencia personal, sus prejuicios y tensiones.

En la ganadería de El Tajo y la Reina, las emociones y las ideas de José Miguel Arroyo Joselito se filtran a través de una masa de experiencia y conocimientos adquiridos, antes de emerger en forma de Toro, en obra de arte. Por muy fuerte y personal que sea el compromiso de un ganadero, por apasionada que sea la determinación, sin la gramática del conocimiento tanto de comportamiento, anatomía como de composición 'interior' del toro, consagrada por la experiencia práctica de un artista como Joselito, será más dificil encontrar las disciplinas esenciales de un arte escultórico como es la cría de un Toro Bravo.

Es esencial experimentar, arriesgarse y buscar la originalidad, apoyándose en la experiencia adquirida. Algo que esta ahora está consiguiendo Maese Jose Miguel Arroyo, 'Joselito'.

Imagen:
Joselito en Madrid. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com/
Toros de El Tajo y la Reina de la camada de 2010. Foto: MenachoDetalle de el Laocoonte, de Agesandro, Polidoro y Atenodoro de Rodas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...