lunes, 18 de julio de 2011

La vuelta de José Tomás, un hecho de relevancia cultural


La vuelta a los ruedos de José Tomás el próximo 23 de julio en la plaza de Valencia supondrá, además de un hito social, un hecho artístico de relevancia. Dado que toda expresión artística, en general, es una expresión cultural y puesto que la Tauromaquia, en particular, es parte integral del Arte, resulta que la reaparición en los ruedos del diestro de Galapagar, supondrá un proceso de comunicación estética y a su vez un hecho cultural de grandes dimensiones.

Además, es obvio destacar, que será un evento que se califica como artístico-social, por lo que se podría caracterizar por dos aspectos distintivos y únicos:

En primer lugar será especial porque es producto del trabajo humano después de una 'visita' al abismo de la muerte, y por tal razón poseerá un altísimo valor, en consecuencia podrá ubicársele dentro del proceso del desarrollo económico de la sociedad. (como ya apuntara el Profesor Juan Medina en su gran trabajo).

Constituirá, como obra de arte, una expresión codificada que puede ser comunicada, esto es, se ofrecerá como pauta de orden, vehiculadora de una determinada expresión espiritual, y evidencia de un acto de creación histórica dentro de la Tauromaquia.

En general, la vuelta de la Tauromaquia de un artista único como es José Tomás, constituye el medio por el que manifestar un carácter estético. Así como en la actividad social el torero madrileño suele apartar de su intelecto el orden existente, para elaborar faenas desdeña el plano convencional de los cánones taurómacos, y así entender otra opción de toreo que se inspira en la creatividad más verdadera.

El sentido que supone la vuelta de José Tomás no es solamente la ética exterior de su obra, es decir, la ética personal del torero, si no el discurso ético que generará desde el interior de su filosofía de torear. El asistente al hecho artístico buscará, no ya al personaje, sino la expresión de una actitud, de una determinada manera de estar (en el ruedo), un personaje que, después de codearse con la muerte, deberá posicionarse con el mundo exterior, con el mundo del Toro. Esto implica que el sábado se busque una comunicación que funciona en una relación de emociones, una relación de la verdad de su toreo que pasa por lo inmediato, la confrontación y el cara a cara con el público.

Imagen:
José Tomás en una imagen de archivo. Foto: Cabrera

1 comentario:

  1. El regreso de José Tomás, volverlo a ver el sábado hacer el paseíllo, es el ejemplo perfecto de vivir la tauromaquia como exigencia ética. Su compromiso y autenticidad me emociona incluso más como ser humano que como aficionado.

    Es un lujo "encontrarme" en esta Casa-Libro. Gracias, Jose.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...