lunes, 13 de junio de 2011

Velazquez y José Tomás, dos genios de época en paralelo (III)


Volvemos en un nuevo capítulo a retomar la equiparación de los dos genios del arte, Velázquez y José Tomas. Esta vez nos llevará a la parte creadora interior de ambos.

El impulso artístico creador brota, para Velázquez y José Tomás, no de la aspiración a formas perfectas imaginadas con nostalgia ante la imperfección del mundo, sino de la emoción de la realidad misma, de la radical poesía del existir.

El profundo e impresionante lirismo de la pintura del sevillano y de la tauromaquia del madrileño, está empapado de ese sentido reverencial de la existencia misma, ese será al verdadero secreto de ambos genios.
Uno, el pintor, frente a los idealismos platonizantes del arte del Renacimiento humanístico, y el otro, el torero, ante tauromaquias barrocas que se pierden en artificios y evaden la verdad, sorprenden con la radical belleza de la vida misma cuando se la ama y se la respeta y, si uno la salva en sus lienzos con una estética nueva, el otro la ampara en su toreo con suprema distinción, limpia de anécdota.

El arte para Velázquez y José Tomás (utilizando palabras de Lafuente Ferrari), estriba en transmitirnos la honda y única poesía de lo que es,  la que deriva del fluir de la misma existencia. En la tauromaquia, tras este misterio está el toro, gracias al cual el de Galapagar puede ofrecernos tan soberano espectáculo, un espectáculo que está contemplado por el artista no con la gozosa sensualidad del torero sin demasiada responsabilidad, sino con la grave serenidad del que quiere identificarse con su profundo sentido de lo que es para el la Tauromaquia.

Velazquez y José Tomás, dos genios de época en paralelo (II)
Velazquez y José Tomás, dos genios de época en paralelo (I)

Imagen:
Trincherazo de José Tomás
Detalle de la Fragua de Vulcano, de Diego de Velázquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...