lunes, 23 de mayo de 2011

La fantasía de Borromini y el toreo de Manzanares en Madrid


Como ya señalábamos en el post anterior, el otro hecho descatable respecto al Arte realizado, por ahora, en la Feria de San Isidro 2011, es el sistema de las artes empleado por José María Manzanares en sus dos compareciencias.

Y es que, sin ser dos obras perfectas, se ha visto en el alicantino una tesis que recuerda al antiracionalismo en la estética del genial y 'loco' arquitecto barroco Francesco Borromini. En Manzanares esa tesis se ve en la observación de la realidad y en el ejercicio de la imaginación en el momento del embroque, y corrobora la necesidad de ambos aspectos para el arte del diestro, solamente el equilibrio conseguido entre ellos pueden dar lugar al resultado perfecto.

Las dos faenas de Manzanares aspiraron, al igual que las arquitecturas de Borromini, al derrumbamiento de los fundamentos mismos de la forma y sus métodos clásicos de representación. El arte que nos deja un muletazo del alicantino nos traslada a una incondicionada libertad fantástica, algo que en el seicento fue criticado en la arquitectura borrominilesca y calificada incluso como bizarra.

El arte que genera José María Manzanares en el momento de su unión con el toro no procede jamás bajo la pauta de lo verdadero, sí de lo verosímil, y por tal motivo tiende a expresarse en formas naturales y aún estéticamente imposibles, pero realizables por el vigor de un extraordinario virtuosismo técnico.

Por último, en el parangón con el torero (artista) ideal, para el que las diferentes suertes de la Tauromaquia no son más que las diversas técnicas en que se realiza la eterna idea de lo bello, Manzanares es el puro artista: su dominio no es el toreo universal sino una técnica particular que al momento de embrocar genera arte por sí sola. Para él, el toreo es el producto de una técnica febril, de un furor inspirado.

Si para Borromini la arquitectura era una escultura en sí, para José María Manzanares el toreo es el soporte donde talla una escultura efímera y de formas eternas.

Imagen:
Remate de Jose María Manzanares el pasado 18 de mayo en Madrid.Foto:las-ventas.com
Linterna helicoidal de Sant'Ivo alla Sapienza, Roma, Francesco Borromini

2 comentarios:

  1. ¡Espectacular! ¡Inmenso! ¡Fenomenal!

    Mejor no se puede hacer un blog

    Acabo de descubrir su blog (no lo conocía) y llevo un buen rato disfrutando con las entradas del mismo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchás gracias José, seguiremos en la lucha para que reconozcan como un Arte la tauromaquia, que por otra parte, ya lo es y el más misterioso de todos!.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...