domingo, 22 de mayo de 2011

El trazo de las ‘pinceladas’ de Alejandro Talavante en Madrid


Después de casi dos semanas de San Isidro 2011, dos hechos son los que  más han llamado la atención al Arte sobre otros, no por secundarios con menor importancia (Recuperación de Fandiño, Casta de Flor de Jara, orejas ‘amables’ algunas, etc…). Hablamos del ‘Borrominismo (por Francesco Borromini)’ de José María Manzanares y la importancia del trazo en el Arte por naturales de Alejandro Talavante.

En unos días nos ocuparemos de desentramar el sistema de las artes del alicantino pero en primer lugar analizaremos el trazo en las formas del extremeño por medio del cual surgieron esos eternos naturales en sus dos tardes isidriles.

Para ello nos basaremos en la importancia que tiene el trazo tanto en la pintura china como en la Tauromaquia donde existe una regla de suprema exigencia y es que ninguna ‘linea’ puede ser corregida o repasada una vez ejecutada. Esto confiere al trazo y a los muletazos, un valor gestual perceptible a primera vista en el que se basa mucha de la buena o mala consideración que se tiene a un torero o a un pintor.

El trazo fue el primer elemento constitutivo del valor de las faenas de Alejandro Talavante. El trazo de cada muletazo era una reflexión filosófica puesto que, al igual que para los chinos una pincelada, para aficionado a los toros un natural como los que recetó Talavante en Madrid, puede dar origen a todo un mundo.

Para un artista ajeno a la Tauromaquia es difícil entender la importancia atribuida por los toreros y aficionados, al trazo, a la muleta y al recorrido, puesto que para ellos ha prevalecido otras nociones como espacio y luz, y no se ha considerado ni el trazo de un muletazo ni una pincelada, como el elemento de mayor expresividad.

Volviendo a lo realizado por Alejandro Talavante, y para terminar, señalar la importancia que tuvo la correcta postura cuerpo para poseer la serenidad y relajación necesarias y realizar así un movimiento tan espontaneo y libre como es un natural. El hecho de que en la Tauromaquia la ‘pincelada’, y el arte que ella crea en cada pase, sea instantáneo y rítmico, reclama un compromiso del cuerpo (de allí la asociación mental con la danza), pero también una especial concentración. Talavante dejó brotar su espíritu y consiguió un estado de serenidad- de vacío- que permitió a su forma de torear plasmarse fluidamente.  Un toreo que me recordó las palabras del calígrafo y pintor chino Shi-Tao (1642 – 1707) y que sin quererlo cuando las pronunció estaba describiendo la abstracción que conlleva el toreo al natural:

La muñeca vacía no significa de ninguna manera una mano sin fuerza cuando el pintor sostiene el pincel. Por el contrario, es el resultado de una gran concentración, de lo Pleno llevado a su extremo. El pintor no debe comenzar a pintar hasta que lo Pleno de su mano llegue a su punto culminante y ceda de repente su lugar al Vacío”.

Imagen:
Natural profundísimo de Alejando Talavante el 17 de mayo de 2011 en las Ventas. Foto:las-ventas.com
Pintura y caligrafía china del siglo XVII de Shi-Tao

2 comentarios:

  1. Menudo acierto el contraste entre el toreo de Talavante y esos opuestos complementarios que son Vacío y Plenitud. Corbacho lo preparó al estilo samurai (cuerpo+mente) y algo de eso hay.
    ¡Enhorabuena, Jose!

    ResponderEliminar
  2. una de las mejores corridas que he visto en los ultimos tiempos junto a la de manzanares!! www.facebook.com/cazaworld aquí muchos amantes de los toros comentamos corridas y demas!! animaros y pasar por aquí!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...