miércoles, 13 de abril de 2011

La Plaza de Toros, categoría de Museo


Siguendo con el sentido del Blog en que se defiende La Tauromaquia como Arte, y en el segundo estudio sobre la Plaza de toros como objeto de Arte, trataré de por qué ha de tomar la categoría de Museo.

La LPHE (Ley de Patrimonio Histórico Español), recogiendo la definición manejada por el ICOM (Consejo Internacional de Museos, creado en 1946 por la UNESCO), se refiere a los museos como “instituciones de carácter permanente que adquieren, conservan, investigan, comunican y exiben para fines de estudio, educación y contemplación conjuntos y colecciones de valor histórico, artístico, científico y técnico o de cualquier otra naturaleza cultural.”

Pues bien, partiendo siempre de la base de que la Tauromaquia es parte de nuestro Patrimonio Cultural como “bien inmueble e inmaterial heredado del pasado y que merece la pena proteger como parte de nuestras señas de identidad”, (definición de Patrimonio Cultural de la profesora María Ángeles Querol), la Plaza de Toros tiene la misma categoría que pudiera tener cualquier Museo.

Quizá lo llamativo de la definición de Museo-Plaza de Toros, es la palabra permanente. Significa compromiso de mantenimiento por parte de quien o quienes se responsabilizan de la puesta en marcha de la misma Plaza. Si analizamos todas las instituciones que se denominan museos, centros de interpretación, parques culturales o arqueológicos, zoológicos, acuarios, etc., comprobaríamos, sin duda, que un alto porcentaje no cumple con algunos de los verbos ‘obligatorios’ de la definición: adquirir, conservar, investigar comunicar o exibir. La Plaza de Toros tampoco, pero cumple con muchos de ellos ya que en ella se adquieren obras de arte en el momento de contratar al torero (artista), se conserva una tradición milenaria, se investiga la evolución de la forma de torear,  de la bravura del toro…, comunica con el espectador lo que sucede en el ruedo,  y por supuesto se exiben colecciones de obras de arte, efímeras, pero obras de arte, cada tarde.

Existen dos tendencias dentro de la Museología. Una, la que podríamos llamar “conservadora”, que insiste que de todas las funciones la más importante es la de conservar;  y una segunda que pone su acento en el papel sociocultural que estos centros han de desempeñar, en su dinamismo y en su capacidad de diálogo con la gente.

Triunfa esta segunda y siguiendo esta teoría no habría ninguna duda en que  la Plaza de Toros se incorporaría sin demora a la lista de muesos, ya que según la profesora de la Universidad Complutense Francisca Hernández Hernández, hoy se estima de modo general que la función de un museo es comunicar directamente y comunicar bien con el público, y eso la Plaza de Toros y lo que en ella se exibe, la Obra de Arte viva creada por un hombre y un animal, lo hace a la perfección.

Imagen:
Museo del Prado
Plaza de Toros de Las Ventas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...