viernes, 15 de abril de 2011

La Plaza de Tientas: Un 'Taller' para el Artista


Si en el anterior escrito se ha pretendido dejar claro el parangón entre Plaza de Toros y Museo, las obras que se ‘expongan’ en ella habrán tenido que esbozarse en algún ‘Taller’. En la Tauromaquia, el Taller del Artista tendrá su equiparación en la Plaza de Tientas, donde además existirá una circunstancia que hará que de nuevo se supere a las demás Artes. Para ello habremos de tener presente, como siempre, la premisa de Torero=Artista.

Se considera que el conocimiento de un Torero a través de unas pocas suertes ejecutadas en una corrida concreta con todas sus circunstancias, no es lo suficientemente amplio para dar idea de su personalidad como artista. En cambio, la asistencia a una Plaza de Tientas resulta altamente significativa. En este ‘Taller del Artista’ las obras, las suertes que el recrea, aparecen en un ambiente relajado, campero, junto a el animal en su contexto. Allí crea esbozos, estudia nuevos lances, apuntes, y bocetos con las telas, formando un conjunto coherente que explica sobre el artista sus inquietudes y experiencias. Nuevos lances esbozados, dibujos de percal y franela en el aire, que son indicativos incluso de sus etapas de formación en la escuela y perfeccionamiento interior después. Junto a estos bocetos, resultan de inusitado interés sus estudios sobre la composición de la figura, la imitación de los Maestros, los estudios sobre el animal y la impresión suscitada de estar 'en la cara'; son temas, en definitiva que reflejan una espontaneidad y una sinceridad de la que suelen carecer las faenas construidas y acabadas en la Plaza de Toros.

Pero en el ‘Taller’ de la Plaza de Tientas se da un hecho que hace de nuevo que la Tauromaquia supere a las demás Artes. ¿Se imaginan ustedes al fabricante de lienzos, de pigmentos, o de cualquier otro elemento en el taller del artista tomando notas, estudiando comportamientos, aglutinantes, etc. para fabricar así el material perfecto y poder crear así la obra suprema?.

Pues en la Plaza de Tientas existe. Allí está el Ganadero, como productor del componente imprescindible para crear la Obra de Arte soberana en el mundo de la Tauromaquia. Toma notas, apuntes, pensamientos, estudios, deshecha el ‘material’ que no es válido para la creación, para el triunfo. Cada tienta supone un estudio hacia encontrar la bravura, la casta que permita dar emoción al espectador y ofrecer el mejor material para el Artista, en definitiva trabaja en la búsqueda del Toro Bravo.
Imagen:

James Rosenquist trabajando en en su taller. Foto: pinturayartistas.com
Tienta en El Ventorrillo, año 2005. Foto: Jose Vega.

2 comentarios:

  1. Veo que te gusta Da Vinci. Supongo que sabrás lo que opinaba acerca de los animales. Me parece que no estaba muy a favor de maltratar animales. ¿No? Irónica imagen de tu blog. ¿Da Vinci apoyando el maltrato animal? Si levantáse la cabeza...

    ResponderEliminar
  2. Si levantase la cabeza, quizá intentaría comprender primero un Arte para después formar una opinión interior, el era inteligente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...