jueves, 31 de marzo de 2011

Incapacidad antitaurina para reconocer Lo Bello

Esto escribía allá por marzo de 2011 y hoy quiero dedicárselo a todos esos novilleros que están luchando en Bogotá contra la sinrazón de un alcalde que, como el título de esta entrada dice, tiene la penosa incapacidad de reconocer lo bello. Vaya este humilde homenaje para ellos #FuerzaNovilleros :


La segunda entrega de la defensa de la Tauromaquia desde una visión filosófico-artística recae en el hecho de que hay quien se dedica a atacar sistemáticamente a la Fiesta sin tener conocimiento de Lo Bello en dicho Arte, algo que el aficionado a los Toros lleva intrínseco en su sensibilidad.

Para ello, abordaríamos la consideración de la metafísica de Lo Bello. Dicha reflexión no irá dirigida, en absoluto, a analizar ninguna práctica o ejercicio concreto, sino a teorizar el porqué es necesario el conocimiento para que la reacción de lo bello se manifieste en nuestra voluntad, y en la de nuestros detractores.

La estética enseña el camino por el que se alcanza como resultado lo bello y da a los artistas (toreros) una serie de reglas que, supuestamente, han de condicionarlos en la producción del toreo.

Consideremos Lo Bello como un tipo de conocimiento absolutamente específico que se da en el ser humano, y vamos a plantearnos qué consecuencias se derivan en él en relación con nuestra afición y quien no la tiene. La alegría provocada por lo bello, se basa en el mero conocimiento de un arte, de una disciplina como es la Tauromaquia, sin que los objetos de dicho conocimiento tengan relación alguna con nuestros fines personales, es decir con nuestra voluntad.

Por ello, las personas que atacan sin conocer el Arte de Torear, no pueden decir que no es un Arte "Bello", ya que es diferente de lo que les puede parecer "agradable", que es de naturaleza puramente subjetiva e individual. Cada cual tiene su propio gusto.

Desde el momento en que la alegría que produce Lo Bello tiene que ver con el simple conocimiento del Arte de la Tauromaquia, será algo objetivo que no guarda relación con el individuo, sino con el sujeto en general.
Así, exigimos que lo que nosotros como aficionados reconocemos como bello, también sea reconocido por cualquier otro sujeto (y más si no tiene conocimiento de este Arte), de lo contrario le negaremos la sensibilidad para Lo Bello en general. Sin embargo, como individuos, por desgracia, sin capacidad de entendimiento, le admitiremos que el Arte de la Tauromaquia le sea desagradable o molesto, y no por ello haya que prohibirlo, y menos eliminarlo.

Imagen:

Morante de la Puebla en la Feria de Abril de 2010. Foto: MATITO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...