martes, 29 de marzo de 2011

El Toro, hito de superación de la Tauromaquia a las demás Artes


En los dos próximos artículos se va a intentar hacer una defensa de la Tauromaquia desde una visión filosófico-artística.

En primer lugar me baso en la supremacía del Toro como elemento de creación de Arte siguiendo las ideas del filósofo alemán Arthur Schopenhauer al reconocer que en la representación de animales por medio de otras artes (pintura, escultura...), se pone de manifiesto el grado de objetivación de la voluntad, el goce de su visión estética radica en el lado objetivo.

El conocimiento de ideas superiores, así como el disfrute visual, que percibimos por medio de la pintura por ejemplo, podemos obtenerlo también inmediatamente a través de la pura contemplación de los animales en su estado de ingenua libertad natural.

Resulta más agradable contemplar una animal vivo, que cien pintados, esculpidos o disecados. Ahí que el Arte de la Tauromaquia vaya un punto por encima de las demás artes. En ellas, la representación animal está falta de espíritu, mientras que en el Toro, éste aparece por doquier.

Cuando se contempla de manera tan puramente objetiva las múltiples y maravillosas figuras que nos deja un Toro Bravo cada tarde, se obtiene una instructiva lección acerca del 'gran libro de la Naturaleza': lo que se expersa a través de estas figuras no es algo que pueda expresarse en palabras, en lienzos, sino que habrá de intuirse. Dejando así que nos hable la verdadera esencia de las cosas por medio de la intuición del mundo viviente.

Como decíamos, solo en un Arte donde un animal vivo es parte de la creación, la voluntad de manifestarse se objetiviza como vida, como existencia, con todos sus infinitos cambios y figuras diferentes, diversas acomodaciones a diferentes condiciones externas, como si los múltiples movimientos, arrancadas, embestidas etc., del Toro con fueran distintas variaciones de un tema en la pintura, por ejemplo.

Por todo ello sólo cuando las demás Artes capten por completo que la esencia de la Tauromaquia se revela a través de las figuras que crea la unión del Toro con el Hombre, habrán aprendido a comprenderla como parte de su ámbito.

Imagen:

La pelea de caballos árabes en una cuadra, Eugène Delacroix, 1860.
Toro de El Ventorrillo en la Feria de Bilbao 2008. Foto: Juan Carlos Terroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...