viernes, 25 de marzo de 2011

El Surrealismo de Manuel Benitez "El Cordobés": el estilo "antiarte"


Según el Manifiesto Surrealista de André Bretón, Surrealismo era un "Automatismo psíquico puro, por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral."

Una adversión a las formas convencionales y tradicionales de expresión de la Tauromaquia siguió de un modo natural a la idea de libertad utópica que rondaba por la cabeza de Manuel Benítez "El Cordobés".

Al igual que el Surrealismo, la Tauromaquia de Benítez, implicaba una revulsión, una animosidad frente al pasado (como por ejemplo defendía el arte futurista italiano de la mano de Tomasso Marinetti).

Las artes, tomaron parte de este espíritu. Así la música se tornó en ruidos mecánicos que superaban en ese momento a la música clásica, incluyendo estampidos, silbidos, gritos...que obraban tal efecto en los nervios del auditorio, que inducían a los sujetos a participar bajo la forma de un bramido y alboroto iracundo. La poesía, por ejemplo, desechaba la sumisión a las normas clásicas para brotar, según Marinetti "de órdenes alimentadas con fuego, odio y velocidad".

El espíritu de la Tauromaquia de "El Cordobés" desde, llamémoslo así, el espíritu "antiarte", era una preferencia por una forma de torear, de entender el toreo, muy particular, como opuesto a los "otros", como dice el manifiesto: "sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral". Si el Arte académico lo representaba en esa época Ordóñez, El Viti, Camino, etc., Manuel Benítez, representaba el Surrealismo. No manejó los tableros intelectuales del lenguaje, usó en cambio un medio que implicó una actividad instintiva que no equivalía a las características, facilmente reconocibles, de una escuela, de una Tauromaquia concreta.

Sin embargo, por momentos había en su Tauromaquia un punto serio: se necesitan dos para "crear" una obra de Arte taurómaca y la seriedad en este Arte la aporta la muerte, el riesgo, en definitiva, el Toro, porque el Toro, lo mismo que quien concibe el toreo, contribuye también a la impresión y sentimientos que éste causa.

Imagen:
"Indefinite Divisibility", 1942, Yves Tanguy.
Manuel Benítez "El Cordobés"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...