martes, 8 de marzo de 2011

El Dibujo, el Toreo de Salón y su importancia en las Artes


Giorgio Vasari (1511-1574), fue un autor florentino que se dedicó a escribir sobre los hombres más ilustres de su tiempo, entre ellos, los artistas. Antes de Vasari, no hay Historia del Arte, esto es porque aunque existen los tratados, son obras con instrucciones sobre el Arte, pero nadie había escrito en plan histórico, recopilando información biográfica y explicando de forma sintética y correcta la función del Arte.

La idea que interesa en el parangón de las demás artes con la Tauromaquia es el concepto de Dibujo como expresión y declaración de la sensación que se tiene dentro del alma. El Artista de la Tauromaquia plantea su dibujo cuando torea de salón, de ahí su importancia. Reflexiona intelectualmente sobre la obra de arte que quiere realizar, reflejándola en la mente y fabricando la idea.

Hay dos dibujos, uno interior y otro exterior. La capacidad del artista está en su capacidad de plasmar el dibujo exterior, que se corresponda lo más posible con el dibujo interior, ahí está la capacidad de mostrar su propia individualidad.

Vasari plantea dos tipos de dibujo: el dibujo perfecto (representa la obra tal y como va a ser), la mancha o los borrones. El Schizzo, (o borrón), podríamos compararlo a los primeros movimientos de las telas, indefinidos, andando para atrás, es el proceso embrionario de lo que quiere crear el torero. Para convertirse en perfecto y  más definido estará condicionado por el furor del artista capaz de convertirlo en Obra de Arte. Ese furor es el que le hará componer la figura para dibujar trazos en el aire con las telas, creando así la obra perfecta a la que después habrá de dar volumen con el Toro.

Como explicación a esto último, tomamos una reflexión de Paolo Lomazzo, (1528-1600), pintor, tratadista y poeta, quien dice que el dibujo es una parte de la pintura, no es algo ajeno. Compone la materia sustancial de la pintura. Al dibujo le faltan elementos como el color, las sensaciones, el volumen…Pues bien, en el toreo, el dibujo interior que plantea el artista nunca se podrá convertir en Obra de Arte si no añadimos la unión con el Toro y así dar volumen,  geometría estética y, por consiguiente, crear la Obra de Arte más misteriosa jamás instituida: La Tauromaquia.

Imágen:
Estudio para la Creación de Adán de Miguel Ángel Buonarroti.
Morante de la Puebla toreando de salón.

2 comentarios:

  1. Jose, me has hecho pensar en el concepto de Esplá sobre el toro como materia del arte de torear. Materia viva, única, sobre la que el torero aplica la técnica, su destreza y su gracia.

    Como siempre es un placer leerte y dejarse sorprender por las relaciones que nos descubres.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan, ya sabes que el objetivo de este Blog es Teórico-estético, un abrazo y enhorabuena por tu trayectoria como Blogger, eres un ejemplo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...