lunes, 28 de febrero de 2011

Pepín Martín Vázquez y la búsqueda de la Belleza


Por edad no he tenido oportunidad de ver torear al Maestro Pepín Martín Vázquez nada más que en ‘Currito de la Cruz’, pero sí de leer bastante acerca de él y su Tauromaquia. Siguiendo con el sentido de este Blog, todos los escritos que cayeron en mis manos me aventuran a compartir un sentimiento interno que tiene que ver con el torero que busca la Belleza abstrayéndose del mismo cuerpo.

Vaya desde aquí mi más humilde Homenaje al Maestro Pepín Martín Vázquez.

Para ello me apoyo en el dialogo de EL BANQUETE donde Platón enseña el modo de acceso a la Belleza a través del amor.

Según Platón el alma tiene una doble naturaleza, es en parte divina y en parte humana; está dotada de alas y es inmortal; pero las almas pueden perder las alas, caer en la tierra y quedar prisioneras en la cárcel del cuerpo. Sin embargo, conservan la memoria del mundo de las esencias divinas que conocieron anteriormente, de manera que los que han experimentado la contemplación de la Belleza superior, se han hecho sensibles a la belleza terrena y constantemente la buscan.

Todo esto debió lo debió experimentar Pepín, ya que sin renunciar al valor y la casta torera, buscó siempre la perfecta armonía en su Tauromaquia: Con su toreo a pies juntos (ya fuera de muleta o de capa) indagaba para no restar ni un ápice de recorrido al muletazo; En sus adornos, buscó el llegar a la Belleza partiendo del lance primitivo creado por otros maestros (como el pase de la firma instaurado por Granero).

Pero la Idea de las Ideas, la visión de lo Bello absoluto, en sí y por sí universal y trascendente, la alcanzó con el lance de la Gaonera y el pase por alto a pies juntos.

Con la Gaonera, llegó a la perfección en su ejecución  honda, estética y serena, como apunta Platón en el diálogo al hablar de la Belleza moral, al elevarse por encima de las formas sensibles para alcanzar la Belleza del alma. Con el pase por alto a pies juntos, sin moverse del sitio, sintió estar inspirado en el amor a al Toro, dentro de ese amar a todos los cuerpos bellos, así experimentó una pasión hacia las formas sensibles y se sintió atraído por el alma del que ama al ejecutar el arte más rotundo.

Sin más, siguiendo las ideas de Platón: Maestro Pepe Luis Vázquez, el pensamiento y la sabiduría ahora te han impulsado a salir de ti mismo y a recobrar las alas que un día perdíste y te hicieron caer en la Tierra y que han de transportarte a la Perfección Suprema, esa que siempre buscaste en este mundo terrenal.

Imágen:

Pepín Martín Vázquez, ABC.
Nacimiento de Venus (1478), Sandro Botticelli.Galleria degli Uffizi. Florencia

3 comentarios:

  1. Una nueva entrada sensacional, Jose, como siempre. Muy sugerente el argumento.

    Mi profesor de Teoría siempre decía que al final, el mundo siempre se divide entre platónicos y aristotélicos, o entre muchas formas de llegar a la perfección.

    Poca tiniebla y mucha barca veo yo en Pepín.

    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pablo, aunque platónico por pertenecer al mundo de las Ideas, el toreo tiene muchisimo de aristotélico, sin la objetividad del toro bravo, poco hay que dialogar...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Por favor.... más respeto a Platón, a la Belleza y al Amor .

    Y más honestidad: No sigáis confundiendo a la gente con vuestros discursos distorsionados sobre la verdadera REALIDAD.

    Ética y altura moral es lo que necesitamos .

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...