sábado, 12 de febrero de 2011

El Renacimiento en la Tauromaquia


Como Renacimiento entendemos un movimiento de renovación intelectual y artística fundamentado en una serie de cambios. Sus cimientos ideológicos son una nueva consideración del hombre, pasando a ser el centro del universo, y vinculado con la naturaleza.  En el toreo se hace palpable porque cada vez es más humanista. El artista ya no es el joven humilde que prueba suerte, hoy, debido a las exigencias del público y de los cánones en la nueva forma de toreo, el Maestro habrá de ser un hombre ilustrado en la Tauromaquia sin por ello renunciar al espacio que haya ocupado hasta ahora dentro de la sociedad.  Para ello, habrá de tener en cuenta la naturaleza en su más estricto sentido, ya que el hombre no podría realizar su obra sin el combate que presenta el Toro, enfrentándose así a lo salvaje.
Hoy se torea mejor que nunca, por lo menos se ha progresado hacia lo que quizá los antiguos pensaron plasmar en sus Tauromaquias. Al igual que sucede en las distintas ramas artísticas, el toreo contemporáneo se remite a la antigüedad, la imita pero con el objetivo de superarla. El artista moderno cuando se enfrenta al toro, tiene instrumentos muy diferentes que antes desconocían por la naturaleza del toreo de intentar pasaportar al animal lo más dignamente posible, sin ser herido y por medio de un trasteo sobre las piernas. Se enfrentaban a la fuerza bruta, a una desconocida fuente de fiereza que nunca llegaban a domeñar.
Se ha evolucionado de una forma de entender la Tauromaquia que hoy podríamos llamar ‘medieval’, en la que la casualidad era el mecenas que ‘pagaba’ la obra y no existían pautas proporcionadas en cuanto a tiempos y plástica. Aunque, poco a poco, se fueron encontrando excepciones del empleo de técnicas para reinterpretar el Toreo, estos ejemplos son episódicos y epidérmicos, es decir se encuentran de forma puntual y superficial. No se hace de forma consciente.
Para el hombre (Torero) del Renacimiento esta vuelta a la Antigüedad se hace por extensión y con profundidad pero siempre queriendo superarla.
En la actualidad:
A los modelos clásicos de interpretación de la Tauromaquia se le suman el intento de crear una obra ‘Proporcionada’, que las partes de la faena estén en consonancia con el Todo.
Los tempos, la composición, la quietud, el valor, en definitiva, lo plástico, han de formar un grupo figurativo coherente, y que encuentren en todo momento relación entre sí.
Por todo ello podríamos decir que La Tauromaquia en la actualidad, equivaldría al periodo del Renacimiento en las demás Artes.

Imagen: Montaje sobre "La Disputa del Sacramento" de Rafael y José Tomás en la faena a 'Idílico' de Cuvillo (Foto:Faricle)

2 comentarios:

  1. Muy sugerente la analogía. Ese enfoque renacentista del hombre como medida de todas las cosas, que no es sólo superación del pániko medieval, sino un viaje hacia atrás, hacia mucho más lejos, un ahondamiento en el clásico griego, mediterráneo, minoico... hasta llegar, cómo no, al laberinto, donde nos espera siempre el minotauro. Nuestro toro.

    Felicidades por un blog taurino que nos aporta tanto y tan diferente.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juan, de eso se trata de intentar aportar una visión diferente a este Preciado y Precioso mundo. Ya estoy trabajando en el próxino tema...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...